Pedagogía

La pedagogía Waldorf  tiene sus raíces en la Antroposofía, corriente filosófica fundada por el austriaco Rudolf Steiner (1861-1925) y, a diferencia de otros métodos pedagógicos, lo que se enseña al niño está basado en un profundo conocimiento del desarrollo integral del ser humano. Así pues, el programa tiene un por qué, un para qué, una forma especial de transmitirse y un momento adecuado según las etapas evolutivas del niño. 

El aprendizaje vivencial es de vital importancia en esta pedagogía. Es dirigido por maestros especializados en la metodología y didáctica específicas, donde la presentación artística y humanista de los temas educativos  intensifica la comprensión e interiorización de los conocimientos por parte del alumno.

En la propuesta Waldorf  el conocimiento de que el niño pequeño está en un momento en el que lo más importante es su desarrollo físico, deriva en el entendimiento y respeto profundo por parte de los maestros, de sus ritmos metabólicos, la maduración de sus órganos y de los sentidos, su dominio del cuerpo y el espacio, pues parte de su estado de salud presente y futuro dependerá de la energía vital con la que se enriquece su organismo en esta etapa.

Dentro de la pedagogía Waldorf tanto el desarrollo del intelecto, del sentido estético y artístico como el de las habilidades manuales tiene la misma importancia. No hay competencias y no hay calificaciones pues se promueve el desarrollo colectivo a partir de las cualidades y las debilidades naturales de cada individuo.

pedagogía-waldorf-1.jpeg
pedagogía-waldorf-2.jpeg